Samara

Samara

Samara

Esta ciudad, en la orilla izquierda del río Volga, es un importante centro económico, de transporte, científico, educativo y cultural de Rusia.

El Búnker de Stalin: Fue construido clandestinamente  y con gran prisa en 1941, cuando Moscú estaba en peligro y Samar, entonces llamada Kuibyshev, era la capital alternativa soviética. Pero Moscú sobrevivió y Stalin decidió quedarse en la ciudad incluso durante sus momentos más peligrosos, por lo que el bunker nunca fue utilizado La entrada del búnker se oculta tras una inofensiva puerta de acero. Para llegar al nivel “Stalin” es necesario bajar 8 pisos, a 190 pasos de la superficie.

Museo de Arte Samara: Considerada por muchos la atracción cultural más importante de la ciudad, el Museo de Arte Samara exhibe principalmente arte ruso, resaltando las obras de los artistas que fueron a la región de Samara a pintar la belleza natural de la región. Resalta especialmente la pintura “Boyarishina”, que Vasily Surikov, el artista, le dio a un médico local que lo trató cuando cayó enfermo. El museo también tiene una impresionante colección de obras tempranas de Kazimir Malevich.

 

La Galeria de Arte para Niños: Esta Galería esta ubicada adentro de la histórica Casa del Ingeniero Klodt (Дом инженера Клодта), que se asemeja a un castillo de cuento de hadas y contiene una de las mayores colecciones de arte infantil y arte para niños de toda Rusia. Si viajas con niños, este es un excelente lugar para llevarlos ya que ademas de asistir a las exhibiciones hechas especialmente para ellos, también podrán tomar un pincel y crear arte

 Ploschad Revolutsii: La plaza central en la ciudad antigua de Samara solía llamarse Plaza Alexeevskaya. Existe una larga tradición de celebraciones públicas en este lugar, de hecho los primeros registros de estas datan de principios del siglo XIX.  De hecho en septiembre de 1879, la plaza de Alexeevskaya dio la bienvenida al regimiento de Guriysky después de su vuelta de la guerra Russo-Turca. La plaza fue rebautizada como Plaza de la Revolución después de y en honor a la Revolución de Octubre.

Leningradskaya Street: La calle peatonal mas importante de la ciudad, apodado Samara Arbat por los lugareños en honor a la famosa calle peatonal de Moscú, es el mejor lugar para tomar una copa y disfrutar de una deliciosa comida. La calle se encuentra aproximadamente a una cuadra de Ulitsa Kuibysheva de la Plaza de la Revolución. Durante tu paseo por esta calle tiene abundantes fuentes, jardineras, pequeñas tiendas y músicos callejeros. A ambos lados de la calle se pueden ver edificios viejos de siglos de antigüedad del pasado mercantil de Samara. En estos días, son el hogar de boutiques, restaurantes y cafés. También podrás encontrar arte local con paisajes urbanos de artistas Samara también se pueden comprar aquí. .

Memorial y Museo de Literatura Maksim Gorky:  En la calle de Frunze encontrara uno de los sitios históricos mas importantes de la vieja Samara: la mansión de Alexey Tolstoy, actualmente hogar del Museo Literario de Samara. En 1899, la mansión (construida en la segunda mitad del siglo XIX) fue comprada por la familia de Alexei Tolstoy. En el verano de 1901, antes de trasladarse a San Petersburgo, el joven escritor vivía en el segundo piso y visitó esta casa a menudo durante sus vacaciones. Actualmente la casa es el Museo Literario de Samara y no sólo permite ver cómo vivía el gran escritor ruso, sino también escuchar conferencias y seminarios sobre literatura, arte moderno, arquitectura y fotografía.

Teatro Académico de Drama de Samara: Al caminar en la ulitsa Shostakovicha desde la plaza Kuybyshev hasta el río Volga, es imposible no notar un magnífico edificio rojo con piedra blanca que recuerda a una antigua casa solariega. Este es el Teatro Samara Drama. Fue construido en 1851 y actualmente podrás encontrar un monumento a Vasily Chapayev, uno de los héroes de la guerra civil (1917-1922) delante del teatro del drama. Durante mucho tiempo esta escultura fue la más grande de la URSS.  Sergey Kirov, un estadista y político importante, fue una de las primeras personas en ver la escultura. Le gustó tanto que pidió a los autores que hicieran una copia exacta para San Petersburgo.